viernes, 20 de julio de 2018

LA PELOTA DE LA RIBERA EN OSAKA



Había un niño quilmeño de 10 años que jugaba en la costa de la Ribera con una pelota de goma colorada. 

La pateó al descuido y la pelota cayó en el río. La corriente de tranco lento la arrastró al mar. Una ballena bonachona, que dormía con la bocaza abierta filtrando el krill por sus barbas, se la tragó al descuido. La indigestión fue seria, Sabio el cetáceo se purgó con algas y la evacuó enterita, redondita y colorada. Veintidós delfines jugaron un partido empeñoso con ella, hasta que pasó un cardumen de sardinas y atunes y dispararon en su persecución. Un pulpo, que la venía observando de lejos, se enamoró de la pelota, la cortejó y como no recibió más que indiferencia la abandonó resentido. Un marinero de un pesquero de Japón la recogió y se la dio al capitán Yakura para que se la lleve a su hijo. 

Hay un niño japonés de 10 años que juega en la costa Osaka con una pelota de goma colorada.

 

Chalo Agnelli
de la serie "Al calor de la infancia"
Publicado en la revista "El buscador" en febrero de 2004

“Las Historias de Medardo Antón” fueron una serie de relatos, cuentos, historias (serie Roja) escritos  para trabajar en 3° ciclo de la E.G.B., 1° año polimodal, 1996. Para adolescentes de entre 12 y 15 años. Este es un relato circular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario