jueves, 29 de diciembre de 2016

OTRO DICIEMBRE EN EL QUILMES DE 1886 - EL GÉNERO EPISTOLAR

En una fecha como hoy, 28 de diciembre, pero 130 años atrás, no era el calor ni la falta de electricidad la preocupación de los quilmeños, el cólera volvía a azotar al pueblo. Entre los insólitos tesoros bibliográficos hallados en la Biblioteca Popular Pedro Goyena, también aparecen documentos testimoniales de la historia de Quilmes, como la carta que se transcribe a continuación hallada por Cristina Secco entre un cúmulo de papeles. En ella el primer intendente que tuvo el Partido, designado a partir de julio de 1886, por le Poder Ejecutivo, don Felipe Amoedo [1] le narra a su hijo – posiblemente Hilario - la situación sanitaria del pueblo. La carta tiene membrete e la Municipalidad. El texto está transcripto tal cual con la misma sintaxis e igual ortografía, por eso parece enrevesada su lectura.
 
MUNICIPALIDAD

           DE

      QUILMES                                                                Diciembre 28, 1886

Querido Hijo como hace tres días que no boy (sic) por casa no he podido preparate lo que has pedido, personalmente pero hablé por panteléfono [2] y hordené (sic) a Domingo pidiese todo a Demarchi, menos la maquinita de hacer hielo y esa la buscaré yo tan pronto como balla (sic) a casa que será mañana - como desde el viernes a la noche no boy a casa no he recibido la carta que me dices mandas […] por esta no hay nobedad (sic) pues como tu habrás visto por los diarios no hay pueblo donde no haya algún caso de cólera. 
En Quilmes hace 8 días vino un atorrante de los que habían tenido los Pacistas y como ya no tenían que dale lo habían abandonado y como no tenía que comer y habiendo encontrado un cajón de Damascos (sic), [3] los comió y le dio el cólera en un rancho serca (sic) de la estación, pronto que supe lo mandé sacar con Don Eduardo Fierro [4]  que precide (sic) la comición (sic) de hijiene (sic) y llevarlo a 15 cuadras de esta que tengo `preparada una buena casa con 15 camas y asistentes y todos los utiles precisos y una guardia de Policía para que nadie salga ni entre, esté enfermo mañana se da de alta. Después calló la mujer del cabo y también ha salvado. No hemos tenido más enfermos y puedo decirte que con toda la gente de la siudá (sic) esta aquí, están como hormigas tanto en el pueblo como por las chacras – no hay como para cubrir más, la comición (sic) de hijiene (sic) tiene mucho que hacer hasta de noche tiene que vijilar haber la gente que hay en las piezas y hay que estar dando ordenes de allanamiento – 
Deceo que tu lo pases bien pues por aquí no hay novedad alguna.
El Domingo vino Don Juan Francisco Vilaró [5] con Amalia y la dejó unos días. Recuerdos a Juana y a Manuela … y demás amigos que si el cólera moderase estaríamos en esa.

Tu Padre que desea Felicidades
Felipe Amoedo 

Transcripción, notas y compaginación Chalo Agnelli
Bibliógrafa Cristina Secco
Biblioteca Popular Pedro Goyena
 NOTAS


[1] Ver biografía en EL QUILMERO: http://elquilmero.blogspot.com.ar/2011/07/el-nombre-de-tu-calle-felipe-amoedo.html 
[2] La Societe du Pantelephon L. de Locht & Cía se estableció en Buenos Aires en 1881, pero Sewell Melville Bagley ya había instalado un teléfono desde Bernal hasta su fábrica de Hesperidina en Barracas al Norte.
[3] Quizá los damascos estaban verdes y le produjeron diarrea.
[4] Este Eduardo Fierro debe haber sido pariente del Dr. Edmundo Florentino Fierro o es el mismo Edmundo que nació en Quilmes el 14 de marzo de 1857, y estudió en la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires, graduándose en 1882. O hay un error en la fecha de su muerte. Según Craviotto (“Quilmes a través de los años” 2ª ed. febrero de 1968 Pág. 249) el 11 de noviembre de 1886, Edmundo Fierro fue designado por Felipe Amoedo - que había asumido como primer intendente desde julio de 1886 - presidente de la comisión encargada de velar por la higiene en el municipio ante el peligro de otra epidemia de cólera. De modo que no pudo morir el 21 de febrero de 1886, como afirma José Andrés López y Cutolo en su diccionario. O es un pariente o hay un error en la fecha de la muerte de Edmundo Fierro. Ver biografía completa en EL QUILMERO: http://elquilmero.blogspot.com.ar/2010/02/quien-fue-en-quilmes-el-doctor-edmundo.htm
[5] Juan Francisco Vilaró y Florentina Amalia Quirno Molina fueron los padres de Amalia Florencia (n. 7/11/1866) Bautizada por el padre Lorenzo Bonifacio, sus padrinos fueron, don Guillermo Quirno, natural del país, de 38 años, domiciliado en Piedad 363, y doña Manuela Vilaró de Pasalaqua, natural de Buenos Aires, de 29 años, domiciliada en Piedad 638. Sus padres tenían 30 y 27 años y vivían en la calle Lima 329. Amalia Florencia se casó con Hilario Amoedo Dupuy, hijo de Felipe Amoedo, nacido en Buenos Aires en 1856 muerto en Mar del Plata, en 1915. Esta puede ser una alusión a un posible noviazgo – tenía 30 años al recibir esa carta, ella 20 -  que ya se estaba fraguando entre las familias como era usanza en esas épocas. Tuvieron dos hijas María Petrona, y Amalia Felisa que se casó con José Antonio Alejandro Terry Quirno (1878 – 1954)
6 Esta nota también se halla en el sub blog EL QUILMERO EN LA GOYENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada