lunes, 21 de septiembre de 2015

SER QUILMEÑO "PINCELADAS DE MI BARRIO" POR ALFREDO SAN JOSÉ


"El género autobiográfico tuvo asiduos cultores entre los hombres públicos argentinos del siglo XIX: Santiago Calzadilla (nombrado varias veces en este texto) Cané, José María Cantilo, Vicente Fidel López, Mansilla, Mitre, Saavedra, Sarmiento, Varela, etc. Y el mismo Alberdi, a pesar que lo repudia en sus Cartas quillotanas contra Sarmiento, que más que una convicción de valor crítico literario, la suya es producto de su rivalidad acérrima de base ideológica con el sanjuanino, a quien acusa, no siempre equivocado, de su propensión ególatra, pero ignorando que el carácter autobiográfico de Recuerdos de Provincia es el aporte sustentable que, en este género, Sarmiento dio a la Literatura Argentina. Lo autobiográfico enriqueció la crónica política y militar matizada por las referencias a la vida privada, las costumbres y tradiciones imprescindibles para diseñar un perfil sociológico del pueblo argentino de las primeras décadas de vida independiente. Cómo en las últimas décadas  del siglo XX sucede con la novela histórica que promueve la curiosidad del público por la Historia y lo mueve a incursionar en ella con textos específicos." [1] 
"Pinceladas de mi barrio", compilación y transcripción de Florencia San José y Fernando Luis San Martín; ilustración María Inés Hartfiel; investigación histórica y fotografías de Fernando San Martín, corrección de textos: Oscar Rodríguez Carabelli y Fernando San Martín.  
ENTRE NOSOTROS
 En los últimos 20 años este género autorreferencial ha cobrado notable difusión. Un género que está estrechamente ligado con la historia pues circunda a cada vida, a cada familia, cada comunidad: un pueblo, un país, el mundo donde se mueven los protagonistas.
Han sido estímulo para desarrollar veste género: los múltiples encuentros comunitarios, jornadas y congresos de "Historia Oral", "Historia para la Memoria" (o con Memoria), "¡Te acordás de...!", "Soy de Quilmes", "Historia de los pueblos", etc.
EL QUILMERO es un multiplicador de estas historias de vida que no pretenden hacer literatura ni historiografía, sino dejar testimonio. [2] En las recientes 14ª Jornada Fotográfica e Histórica en Quilmes, de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, [3] se presentó el libro "Pinceladas de mi barrio" texto del imperecedero Alfredo San José compilados por sus familiares y el Prof. San Martín, quien promovió la publicación. Un tributo más al Quilmes del siglo XX y al mismo autor, indiscutiblemente querido por todos quienes tuvimos el premio de vida de conocerlo y tratarlo. Este texto de Alfredo San José resume su "pasión de quilmeño":

SER QUILMEÑO
por Alfredo San José
"Pinceladas de mi barrio" Pág. 26 
Dicen que ser quilmeño no es necesariamente una herencia catastral, es bastante más que eso, es un estado de ánimo, un paisaje del alma, ciudad profunda que sos sus necesidades y urgencias, y los protege maternalmente tras su inmensa espalda junto al río, ser quilmeño es una complicidad, una contraseña, un sonrojo compartido, una emoción disparada por un gol de los Mates de Quilmes en la barranca, o Guido y Sarmiento, algún sábado de otra época, tras la máscara en el espejo hay siempre, un amigo, presente o evocado, con la barra del café, permanentemente instalada en algún rincón de la memoria, o los versos tristes de Sanders o Gorrindo, saliendo de una máquina musical del “bar eléctrico”, frente a la estación. 
También ser quilmeño, es recorrer vanamente costumbres y lugares que ya no existen, la vuelta por Rivadavia o la vieja cancha de Quilmes, o aquellas calles de empedrado desparejo donde pasamos nuestra infancia y donde luego más tarde despertamos al amor en algún baile de carnaval del club del barrio. 
Ser quilmeños es reconocer a los ídolos de nuestra ciudad en todos los campos, como fueron: el Dr. Iriarte, el profesor Bottaro, Robin López, Zito, Campolo, Bottaso; a los que contaron la historia de nuestro pueblo, como Otamendi, Craviotto, López, o a los que la siguen contando, como: Lombán, Cella o Agnelli, pues a través de ellos, nosotros nos creemos por un momento, dueños de sus victorias.
Ciudad cantada por las serenatas de César Consi o Teófilo Ibáñez, inspirados en los versos de Sandalio Gómez, Juan Arrestía, Julio Lacarra o Tacho Soto; ser quilmeño es todavía recordar el pito de la Cervecería y su olor a cebada, los telares de Catya, Textilia e Intela, el tranvía que llegaba al río y la rambla con su cine y sus juegos. Por eso, nosotros, Quilmes, nos sentimos orgullosos de ser aunque sea una pequeña parte de tu identidad edificada durante 340 años.
Agosto, 2006 
 (foto gentileza Sergio Gustavo D`Onofrio)
Crónica Chalo Agnelli
NOTAS

[1] de "Dr. José Antonio Wilde, médico, periodista y educador quilmeño" de Chalo Agnelli, Pág.  
[2] Ver en El QUILMERO DE LA INMIGRACIÓN:
del JUEVES, 18 DE OCTUBRE DE 2012, “IDENTIDAD (LOS SECCO - BRANDI - HENRY - BORNAND - BLAKE - MAULL)
DEL JUEVES 1 DE NOVIEMBRE DE 2012, “HISTORIA DE LOS ROSSIGNOL” (COLABORACION) 
del MARTES, 25 DE NOVIEMBRE DE 2014, “LOS SIMONETTO, ROSINA, ‘NOÉ’, ITALIA… OTRA PÁGINA DE INMIGRACIÓN”
DEL MIERCOLES 31 DE DICIEMBRE, “SOLEDAD, TANGO Y MADAME IVONNE…” (COLABORACIÓN)
DEL VIERNES 2 D ENERO DE 2015, “EL BERNAL DE LA BOCA (COLABORACIÓN)
DEL DOMINGO, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2015 "HISTORIA DE MIS RAÍCES" DE ÁNGELA A. MORESCHINI
http://elquilmerodelainmigracion.blogspot.com.ar/2015/09/historia-de-mis-raices-de-angela.html
[3] Ver en EL QUILMERO del miércoles 26 de agosto 2025, 14ª Jornada Fotográfica e Histórica en Quilmes, de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires.
http://elquilmero.blogspot.com.ar/2015/08/14-jornada-fotografica-e-historica-en.html


1 comentario:

  1. Muy linda entrada, me emocione al leer el nombre de mi papa, Cesar Consi... Muchas gracias.

    Facundo Consi

    ResponderEliminar