jueves, 28 de febrero de 2013

"DE BRUMAS, DE BRONCAS Y DE AMORES"

Jorge A. Colombo es un artista multifacético integrante de Arte del Mundo: www.artedelmundo.org  
Entre sus producciones también ha creado "El Portal de la Fonda", y se trata de un espacio dedicado a analizar desde las distintas expresiones de la cultura, como ciudadano, artista, científico, escritor, ensayista y poeta.
En sus diferentes roles Colombo March  nos participa sus pensamientos desde la sociedad misma con investigaciones sobre la ética, la conciencia del ser humano, nuestros derechos y responsabilidades como "especie humana",  (...) como seres vivientes de un mundo convulsionado, muchas veces egoista y tacaño.
En esta ocasión compartimos su último libro
:

Jorge A. Colombo March nació en Buenos Aires. Es científico, doctor en Medicina e Investigador Principal del Conicet, especializado en Neurociencia. Fue profesor titular en Estados Unidos, profesor visitante en centros de investigación europeos y profesor titular en la Argentina a su regreso al país en el año 1987. Con numerosas publicaciones científicas en revistas nacionales y extranjeras especializadas, en el país ha publicado el libro Pobreza y Desarrollo Infantil. Una contribución multidisciplinaria (Ed. Paidós, 2007) y es coautor de los libros Hacia un Programa Público de Estimulación Cognitiva Infantil (Ed. Paidós, 2005) y Poverty and Brain Development During Childhood (APA, EE.UU., 2009). Su obra ¿Somos la Especie Equivocada? recibió el segundo premio en el género Ensayo del Fondo Nacional de las Artes (2009), editada por EUDEBA (2010).
Su producción en las artes plásticas ha sido registrada en varias ediciones especializadas.
En el género narrativa (ficción) es autor de: Los Mil Días del Adelantado (2005) y El Alquimista y las Invasiones Inglesas (2007. Ed. Fundación Victoria Ocampo); Aventuras de un Porteño en tiempos de la Colonia (2007. Ed. Distal); El Oráculo de la Recova (2008) y El Sobreviviente (2008. Ed. De los Cuatro Vientos); Encuentros en la fonda Los Tres Reyes (teatro. 2010 Ed. Ruinas Circulares); Año 2206. Invasión a Buenos Aires (2010 Ed. Distal); Los Anillos de Amatista (2010. Grupo Editor Latinoamericano).


I

atrapado en su silencio inerte
el objeto cae
y el sonido vuela
y el volar lo eleva
y las brisas lo saludan
e invitan a cruzar los mares
le ocurrió a un objeto
una tarde melancólica
esfumada entre mis dedos
-sin ruidos ni alharacas-
aquel extraño día

II

un perro suelto cruza la calle
bocinazos
gritos
maldiciones
las gomas chirrían sobre el asfalto caliente
la ciudad despierta
un ave cae
moribunda
la plaza cubre sus desnudeces
con desganos
arrumacos
soledades
maletines de moral dudosa
que cruzan sus canteros
el funcionario se oculta
el perro grita su última voz de peatón impúdico
la niña pasea su jean de tiro corto
y sus ojos negros
revolotean sobre un tendal de rosas
la juventud se fue
y quedaron los gritos
las maldiciones
las soledades
el perro llorando
el maletín del funcionario
y unos ojos negros
incrustados
en los cuatro puntos cardinales
de mi memoria


X
sube la cuesta
el hombre cansado
una brisa se atreve
y apenas acaricia sus cejas
a su izquierda otros hombres
y más abajo
otros más
no cesa la gente
de subir la cuesta
tampoco yo
qué brisa íntima nos empuja
qué imaginarias bocas
nos llaman
qué ecos nos inspiran
a seguir gritando al viento
a subir cuestas
o llegar al límite
de nuestras ilusiones
y creencias
¿por qué no acabó todo
cuando aquel anfibio
subió a la tierra
por vez primera?


XVIII

nacimos cara al sol
al barro
tez morena
campo abierto
nacimos cara al mar
de distantes vientres y espermas
viejas historias
guerras
conquistas
terciopelo
templados metales
que abrieron tajos en vientres preñados
y escribieron supuestas epopeyas
que colmaron de orgullo
cortes europeas
somos viejos y nuevos
en un mismo instante
mezcla de orgías en salones dorados
de antiguos crímenes
en abiertas tierras
y tibios genes
que se mezclaron
insolentes
en los vientres tiernos
de nuestras hembras


XXXVI

que los afilados vientos
de la historia
no lleven nuestras naves
al olvido de memorias heroicas
por necesarias
y a enterrarlas en el lodo cruel
más siniestro
más oscuro
de la miseria
ante esos vientos
despleguemos el velamen
de nuestros sueños
renovemos ese grito heroico
anticipo de entregas
y jornadas con insomnios
despertemos de la fiera sus memorias
aquellas ganas
aquellas gestas
que con puñales de metal
de arengas
y de letras
supieron herir de dos imperios
sus entrañas mal paridas
y por sublimes instantes
tuvieron la fuerza para dibujar
- en horizontes esquivos -
primaveras
amaneceres
y utopías

lunes, 4 de febrero de 2013

EN PAZ



Artifex vitae, artifex sui.


Muy cerca mi ocaso, yo te bendigo, Vida,

porque nunca me diste ni esperanza fallida,

ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;



porque veo al final de mi rudo camino

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;



que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,

fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas;

cuando planté rosales, coseché siempre rosas.



. . . Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:

¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!



Hallé sin duda largas las noches de mis penas;

mas no me prometiste tú sólo noches buenas,

y en cambio tuve algunas santamente serenas. . .



Amé, fui amado, el sol acaricio mi faz,

¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!


Amado Nervo
(Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo y Ordaz)
Mexicano, 27/8/1870 -  24/5/1919