viernes, 16 de marzo de 2018

ANTOLOGÍA POÉTICA DE ANGÉLICA BEATRIZ LACUNZA



ANGUSTIOSO BROTE
"Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué habría de serme tan difícil?
H. HESSE.
Angustioso brote es la Idea grande
que descarna al hombre revelado.
Ajeno,
un mundo en su torno corre.
Él es uno,
el cielo cada vez está más lejos,
la tierra le devuelve sucio el llanto.
Él es uno,
él son todos.
Incontroladas fuerzas lo obligan,
lucha,
se resiste;
el fuego comienza a deleitarlo,
el perfume del rosal florecido
ya no embriaga.
Entregado,
sorbe su pasión,
la Idea grande nutre el desconsuelo,
él es uno
en perpetua soledad.

De “Raíz del Tiempo” Ed. SS DOBLE ESE. 5/7/1966 – Pág. 40

TIEMPO DESPRENDIDO

He retardado el paso decidido
en el minuto atento de la sorpresa.
Tiempo desprendido para la espera.
He modelado la Idea,
auscultado sus formas,
copiado su dimensión en mi mirada.
Tiempo descuidado para la espera.
He subido el aliento hasta hacerlo soplo
para vivificar la desnuda eternidad;
encendido las lámparas de aceite
a modo de nupcial recuerdo.
Tiempo disipado para la espera.
He querido ser su prolongación,
y he sido,
tiempo desprendido de mi espera.

De “Raíz del Tiempo” Ed. SS DOBLE ESE. 5/7/1966- Pág. 41

REQUIEN PARA EL TIEMPO
Te construimos con manos temblorosas 
y te levantamos cada vez más, 
átomo sobre átomo.
Pero ¿quién podrá terminarte?
¡Oh, catedral!
RILKE
Con el tiempo subiendo
atravesamos el día.
Es de preguntas el trigo
y la paloma del sueño
tiene futuro en las alas.
Sorprendemos la amapola
en las grietas de los labios.
El recuerdo es un camino.
Transitando las palabras,
proyectados en esquirlas,
conocemos el reencuentro
por la copia literal de la aventura.
Grita el eco de hombre a hombre:
- Somos otros…
Muestra el eco desde el hombre
la inicial del Único
en la frente.
De "Canto Circular". Librería Huemul. 15/8/1968 - Pág. 43

ESPECTÁCULO


Estoy en el vértice
de la emoción.
Compulsada
asisto al encuentro
sin diálogos.
Desde mí
anuncio la nueva máscara.
Sobre el guiñol
la sombra, el perfil
de un cuerpo
sosteniendo la existencia
figurada
en la muerte de la sangre.
Soy
por el rito,
por la tribulación
incierta del amor,
por el ritual asimétrico
del miedo.
En cada viraje
de luz
la metáfora
de mi inmortalidad
asume el relato final.
En escena
un pájaro sin alas
solloza su encarnación.

De “Poemas con máscara”. Grupo Editor Argentino.
Noviembre 1974. Pp. 51 y 52
----------------------------------------------------------------
Porque desde cada rumbo del día salta el dardo incendiario; porque hay una ronda de máscaras —sigi­losas y antiguas—; porque nadie conoce la casa, ni el lugar del encuentro, nace este grito...

Cada poema es signo de ocultas transmigraciones: la noche de la infancia, decapitada y sola; el jardín del amor, con pájaros de estaño, embalsamados; la hora cier­ta, fijada en un reloj sin agujas. Danza interminable de voces.

SIN SEÑALES DE ALARMA

Persigue desde los cuatro rumbos del día, la sonrisa azul que escamotea el espanto. Me abraza, me lacera, se aprieta a mi forma y solloza interminable.
la resurrección...

EXISTENCIA
los gestos, esa arquitectura de la nada.
Julio Cortazar
Cuando la urdimibre original 
                               es un anuncio
y antes de la palabra
                                nace el gesto
                                construimos la metáfora.
                                Somos por lo que no somos
desde un tarot en desuso.

                   En el trueque 
                                  de la sonrisa 
dibújase la fuga. 
Arquitectura de señales
derrotando

por la voz 
el laberinto.
Y llegamos a ser
                             en cada idilio,
                                                la sintaxis de una madeja
ovillada por fuera de nosotros
                                                y aún así 
                                                                 culpables...

DESDE ATRÁS
Aquí 
         ahora 
                   y no me encuentro.
Busco en los detalles
                                de la rosa
                   en las espiras constantes
                                                         de la voz
                    en la piel húmeda
                                               y hallo abalorios
- diminutos epigramas de apariencias -
Una araña gris
                        aprisionó mis dedos
                                                          contra la mano
en ademán de partida.
                                    No existo.
Me perdura el eco distanciado
                                    de la última palabra de amor.
Soy la artesanía original de la fábula.
Aquí
         ahora
                  la moraleja es el mito
                                                     deslucido
reclamando su tiempo.

De "Sin señales de alarma" Ed. Botella al mar.
Marzo 1982. Pp. 14 y 15


Homenaje realizado por la Asociación Amigos de las Artes en la Casa de la Cultura, el sábado 5 de mayo de 2018, a la educadora y poeta Angélica Beatriz Lacunza junto a las profesoras Haydeé Trinca y Susana Parody


FUENTE
Biblioteca Popular Pedro Goyena. 
Ve en LAS LETRAS DEL QUILMERO del miércoles, 21 de febrero de 2018 “ANGÉLICA BEATRIZ LACUNZA Y LA POESÍA EN QUILMES”.

Selección y compaginación Chalo Agnelli